Colocación de los Stop Loss (SL) I

¿Qué pasaría si cuando abres una operación ésta, como va a pasar en la gran mayoría de veces, el precio no va hacia donde habías pensado y van en dirección contraria?

Correcto, que entrarías en una situación de pérdidas sin saber hasta donde llegaría y lo peor de todo, que tampoco sabrías cuando cerrar la operación, ya que estarías todo el día pensando que el precio se dará la vuelta y recuperarás lo que habías perdido.

¿Sabes cuantas veces he escuchado esto último?, es más, y las de veces que lo sigo escuchando.

Tal y como dije en la entrada anterior, hemos de proteger nuestro capital y, NUNCA, NUNCA, NUNCA (por sino había quedado claro) arriesgar más del 2% del capital en cada operación.

Sí, ya sé que es muy fácil decirlo, pero como lo hacemos para no arriesgar más de ese 2%?, ¿Hemos de estar todo el día enganchados a la pantalla o móvil por si el precio llega a ese límite?

Pues la verdad que si hiciésemos eso, nos volveríamos locos.

Es aquí donde entrar a jugar nuestro Stop de pérdidas/protección o Stop Loss.

Se trata de que en cuanto abras una operación, tengas calculado la pérdida máxima que vas a aguantar y pongas una orden diciendo que si el precio llega a tu límite se cierre automáticamente.

Vayamos con un ejemplo:

Imaginemos que tenemos una cuenta en nuestro broker de 10.000€, lo que supondría que en la primera operación podría arriesgar la cantidad de 200€.

Para nuestra primera operación compramos 1000 acciones de #MAP (Mapfre) a un precio de 1,573€ :

Ejemplo de compra 1000 acciones de Mapfre

A la vez que mando esta orden a mi broker, cursaría otra diciéndole que en caso que el precio llegase al nivel 1,541€ automáticamente cerrase la operación.:

Ejemplo de colocación de Stop Loss

De esta manera, en caso que la operación no fuese a mi favor únicamente perdería ese 2% por operación.

Y a medida que el precio vaya a nuestro favor iríamos subiendo el Stop Loss, así que en el caso que en un futuro se diese la vuelta, recogeríamos beneficios. Ya que no sería la primera vez, que por no subir el Stop de protección el precio se diese la vuelta y una operación ganadora se transformase en operación perdedora.

El primer paso que deberíamos hacer, es subir el Stop a lo que llamamos Breakeven, es decir al nivel 0 (al precio en el que abrimos la operación sumándole a ser posible el coste de la comisión que te cobra el broker). Así de esta manera, si el precio se da la vuelta rápido y no ganases nada, tampoco perderías nada.

Si te das cuenta, antes he comentado que en nuestra primera operación de los 10.000€, arriesgaríamos 200€, pero no he dicho que en cada operación arriesgásemos la misma cantidad.

El resto de operaciones irían en base de como se vayan comportando las operaciones que mantuviésemos abiertas, y siempre en función de los Stops.

A ver si me puedo explicar de manera sencilla. Si en la primera operación, el precio empieza a subir y consigues subir el SL (Stop Loss) a 100€ de beneficios, entonces dispondrías en tu cuenta de 10100€ lo que para la segunda operación podrías arriesgar 202€.

Pero si por el contrario, en la primera operación pierdes los 200€, tu capital habrá descendido hasta los 9.800€ lo que limitaría tu segunda operación a 196€.

Si en vez de una operación, tu estrategia te diese para ir abriendo más operaciones, te aconsejo que para calcular tu riesgo, cuentes cada operación que tuvieses abierta a partir del nivel de SL, es decir, si en la primera operación tenemos 200€ de riesgo, si abro la segunda y todavía no tengo asegurado el capital de esa operación (no he podido llevar el Stop a Breakeven, o tenerlo ya en beneficios), la segunda operación la abriría con un riesgo de 196€ y la tercera con un riesgo de 192€ (9.800€ – 196€ = 9.604€ – 2% = 192€).

Ya sé que parece muy complicado y que tienes que echar mano de la calculadora, pero tranquilo, que para ello te dejo aquí un regalo donde podrás calcular el riesgo de tu próxima operación, así como un diario de trading para que puedas tener un buen control de tu operativa.

Redes sociales