Banderas

Cuando nos encontramos con una bandera estamos ante una consolidación de la tendencia.

Son patrones que se forman en un plazo de tiempo relativamente corto, tres semanas. Hay que estar atentos, ya que después del rompimiento, la tendencia previa se intensifica.

Se trata de una figura parecida al rectángulo en cuanto a forma, pero con la diferencia es que se forman en contra de la tendencia. Es decir, con una inclinación contraria a la tendencia previa.

Ante una tendencia alza, el precio corregirá a la baja para luego romper y continuar con más fuerza al alza. Y al contrario, ante una tendencia bajista, el precio corregirá al alza, para después romper a la baja con mucha más fuerza.

Bandera alcista
Bandera bajista

Para calcular el objetivo mínimo, habría que medir la altura del mástil del patrón y proyectarla a su rompimiento.

Proyección bandera alcista y bandera bajista

A continuación veamos la gráfica del Ibex35. De la tendencia alcista que comprende la segunda mitad de 2.012 hasta abril de 2.015 centrémonos en el período del tercer cuatrimestre de 2.013.

Veremos como después de una corrección, el precio sube de manera rápida hasta los 10.000 (número redondo, que ya dará para otro tema), al llegar ahí el precio realiza otra corrección, formando así una clara bandera alcista.

A diferencia de otros patrones donde medimos únicamente la altura del patrón para proyectarlo, en este caso medimos la altura del mástil, que será lo que proyectemos.

Una vez tenemos la medida, sólo tenemos que proyectarla desde el rompimiento. Y de esta manera tenemos la distancia mínima que podría llegar el precio.

Vayamos ahora con un ejemplo de bandera bajista

Cojamos a Baidu Inc. del mercado Nasdaq entre Mayo de 2.018 y Abril de 2.019. Vemos como el precio después de realizar una distribución, el precio se detiene entre los 150 $ y los 160$. Puede parecer que el precio pierde fuerza para darse la vuelta.

El precio empieza a marcar unos mínimos y unos máximos cada vez más elevados, lo que nos puede llegar a la confusión con un cambio de tendencia.

No obstante, si somos pacientes, vemos como el precio rompe a la baja, formando claramente una bandera bajista.

A partir de ese punto, lo único que hemos de hacer, es medir la altura del mástil y proyectarla al rompimiento de la bandera.

Y voilà, el precio ha llegado a su proyección, momento en el que deberíamos cerrar posiciones o bien, ajustar los stops, no vaya a ser que el precio quisiese continuar bajando.

Como siempre digo, el hecho que veamos una formación chartista, no significa que va a hacer lo que dice la teoría. Mantengamos unas reglas de entrada y salida y ajustemos siempre, siempre, siempre nuestros Stops.

Redes sociales